El amor mayor

Apóstol Rogelio Mora

Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos, en torno a este principio Jesús fundó Su Ministerio y es el llamado que nos hace a todos, de servirle con sacrificio.

El amor genuino conlleva siempre sacrificio; hacer discípulos conlleva sacrificio, así como amar a las personas y si no hay sacrificio de por medio entonces la persona no actúa por amor hacia los demás sino a sí mismo. No existe mayor prueba de este amor genuino que cuando Jesucristo entregó su vida por nosotros; fue Jesús quien dijo “Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos” 1. Su propio amor, sin embargo, fue mucho más allá que esto. Él entregó Su vida por sus enemigos, así como por sus amigos. Pero tan grande era su amor aún por aquellos que le causaron su dolor tan agudísimo, aquellos que lo clavaron en la cruz, se burlaron de Él, y le escupieron en Su cara, que en medio de esta tortura inhumana Él oró pidiendo para que fuesen perdonados 2.

Dando la vida por los amigos. Cuando morimos en Cristo, resucitamos en alguien diferente, en alguien que tiene el ferviente deseo de dar fruto, de dar su vida por los amigos a semejanza de Jesús. Para que el grano de trigo dé fruto, primero debe ser sembrado en la tierra y morir en el proceso 3; hay quiénes jamás experimentan esta transformación porque se niegan a morir a sí mismos y terminan experimentando en su lugar una soledad cristiana. No puede haber vida en abundancia si no derramamos nuestra vida en alguien más y así podamos afirmar como el Apóstol Pablo lo hizo: “ya no vivo yo, más Cristo vive en mí” 4. ¿Quieres poner a salvo tu vida? Aprende a colocarla a disposición de Jesús y Su Evangelio y la salvarás 5.

Servir a Dios trae recompensa. Cuando decidimos servir a Jesús, nuestra recompensa es ser honrados por Dios 6. Cuando honras a alguien lo tienes en alta estima y le das todo lo que te pida, así actúa Dios con nosotros cuando decidimos honrarle no sólo con nuestras vidas sino también con nuestros bienes.

Dios siempre honra Sus compromisos. Cuando dedicas tu tiempo y tu dinero en consolidar a las personas, en atenderlos, en orarles, en llevarlos a la Iglesia, estás derramando tu vida en ellos y te conviertes en candidato para recibir las bendiciones abundantes de Dios producto de tu servicio. A diferencia del hombre, Dios siempre honra Sus compromisos.

La bendición de la roca. Cuando Moisés le pidió a Dios que le mostrase Su gloria, Él lo colocó detrás de una roca y a través de una hendidura de la misma logró verla 7. La única forma de ver la gloria del Padre es a través del Hijo, quién es la roca 8. La gloria de Dios es todo Su bien en nuestras vidas: prosperidad, multiplicación y crecimiento, los cuales han sido depositadas en nosotros cuando recibimos a Jesús. Si queremos que toda la gloria de Dios se haga patente en nuestras vidas, debemos deponer nuestros propios intereses, ya sean financieros, familiares o personales, colocando a Jesús en el primer lugar 9.

El sacrificio es la mejor adoración 10. Cualquiera puede asistir al Templo a cantar, danzar y adorar a Dios exclamando “¡Aleluya!” y esto está bien, trae alegría y fortaleza, pero si quieres llevar tu adoración a un nuevo nivel, necesariamente tienes que sacrificarte por los demás haciendo a un lado tus propios intereses. Tus discípulos constituyen tu principal fuente de vida cuando sacrificas por ellos con sabiduría, sin cortar los procesos que ellos mismos deben experimentar. En la transformación de una oruga en mariposa debe pasar por la crisálida, esto es, una bolsa protectora donde tiene lugar la metamorfosis, si intentamos romper esa bolsa para acelerar la transformación lo único que lograremos es matar a la oruga, lo mismo sucede con los discípulos; debemos aprender a sacrificar con sabiduría por ellos, sin poner en riesgo su crecimiento espiritual.

Debemos sacrificar con constancia sin importar los obstáculos que se interpongan en nuestro camino; aprendamos de los bachacos, sin importar las veces que caigan del árbol, siempre recogen su hoja y retoman su camino. Muchos discípulos te ocasionarán inclusive dolores de parto, pero si te mantienes fiel en cuidarlos y sacrificar por ellos, tu esfuerzo será grandemente recompensado.

Citas:

1 Juan 15:13 (LBLA): Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos.

2 Lucas 23:34 (RVR60): Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

3 Juan 12:24 (RVR60): De cierto, de cierto os digo, que, si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

4 Gálatas 2:20 (RVR60): Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

5 Marcos 8:35 (RVR60): Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

6 Juan 12:26 (RVR60): Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

7 Éxodo 33:18-23 (RVR60): El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria. Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente. Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro.

8 Hechos 4:11 (RVR60): Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.

9 Lucas 14:26 (RVR60): Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

10 Romanos 12:1-2 (RVR60): Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Temporal no permanente

Del 03 al 09 de Diciembre de 2017

Idea central

Las tradiciones, costumbres y tribulaciones son temporales, en cambio, los principios establecidos en la Palabra de Dios y sus consecuencias son permanentes.

Introducción

Desde las épocas más remotas hasta la actualidad, 6.000 años de civilización han visto surgir y caer grandes imperios, entre ellos, los babilónicos, medos-persas, griegos y romanos, todos ellos han sucumbido porque fueron fundamentados en doctrinas humanas, en cambio, el Reino de los Cielos tiene por fundamento a Jesús, quién vive y reina por los siglos de los siglos. Cuando recibes a Cristo en tu corazón, ya eres eterno, si mueres físicamente sigues viviendo en espíritu por toda la eternidad.

Dios no es Dios de muertos sino de vivos

“Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven”. Lucas 20:38 (RVR60)

¿Estás pasando por una situación de escasez? ¿Piensas que estás muerto para Dios, que Él se ha olvidado de ti? Ten presente que tu situación actual no es tu destino porque si tienes a Cristo en tu corazón, Él se está moviendo por sendas misteriosas y secretas para honrar Su Palabra de vida abundante prometida a todos los que le aman. Lo mejor que puedes hacer es recordar tu identidad como hijo amado de Dios y clamar a Él, si te mantienes fiel a tu clamor, tu situación cambiará cuando menos lo esperes.

Leves tribulaciones

“Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria”. 2 Corintios 4:17 (RVR60)

Tu camino no es tu destino, si estás actualmente enfermo, ten presente que Dios quiere sanarte, pero está procesando tu carácter cual oro en horno encendido para sacar lo mejor de ti. Nuestras tribulaciones son temporales, pero Cristo en nosotros es permanente; no podemos deponer lo permanente por lo temporal: no puedes dejar a Cristo por una persona, así sea tu pareja y mucho menos por un trabajo o una oportunidad de negocios en el exterior.

El amor de Dios es permanente

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?”. Romanos 8:35 (RVR60)

Nada en este mundo puede separarnos del amor de Dios. Aprendamos a ver a Dios detrás de todo lo que nos suceda; esa enfermedad no tiene el propósito de destruirte sino de traer salvación a toda tu casa cuando recibas tu milagro; ese despido injustificado no es razón para irte del país sino de emprender tu propio negocio.

Conclusión

Nosotros no dependemos del hombre sino del Dios del cielo para ser felices, y Su amor nunca dejará de ser; algún día las profecías se acabarán, los gobiernos y la ciencia del hombre cesarán, pero el amor de Dios siempre permanecerá.

Llamado y ministración

Lo único que necesitas hacer para entrar a esa nueva dimensión del amor de Dios es decirle: “Sí quiero corresponderte”. No te niegues la oportunidad de sentir Su cobertura y protección, no te cierres a la posibilidad de conocer el verdadero amor.

Intercesión

“Me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mí fue amor”. Cantares 2:4 (RVR60)

Padre, pedimos por las personas que aún no han vivido la experiencia de Tu amor, cuidad y protección, para que acepten tu invitación y comiencen a disfrutar del alimento de vida eterna y de la identidad que ofreces.

Ofrendas

“Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas”. Romanos 8:32 (TLA)

Dios no nos negó a Su propio Hijo, así que no podemos pensar que nos negará otras cosas que son mucho menos importantes que Jesús. Hónralo con tu ofrenda y verás que eres hijo de un Padre que no escatima en darte más de lo que necesitas.

Consolidación

En Cristo tenemos derechos irrenunciables así que es hora de ejercerlos; visita a un nuevo invitado y a tu líder esta semana, para fortalecer la relación de padre a hijo y de hijo a padre respectivamente, reconociendo como guía el amor de nuestro Dios.

Hacia otro nivel de fe

Del 10 al 16 de Diciembre de 2017

Idea central

La fe es para resistir y resolver los problemas, pero al hacerlo nunca olvidemos que la gloria le pertenece a nuestro Dios, quién nos lleva de victoria en victoria.

Introducción

El fracaso suele ser una constante en las personas que no tienen a Cristo en su corazón, pero tan pronto le aceptan comienzan a experimentar como Su mano poderosa les va abriendo puertas y alcanzando tal éxito como nunca lograron. El Rey David tuvo distintos niveles de fe a lo largo de su vida: el primer nivel cuando enfrentaba osos y leones para cuidar sus ovejas, el segundo nivel cuando enfrentó a Goliat y su último nivel cuando tuvo que enfrentar su propio orgullo y reconocer ante Dios y los hombres sus errores.

La fe como una semilla de mostaza

“Los apóstoles le dijeron al Señor: Muéstranos cómo aumentar nuestra fe. El Señor respondió: Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a este árbol: “Desarráigate y échate al mar”, ¡y les obedecería!”. Lucas 17:5-6 (NTV)

Con un poco de fe podemos hacer mucho, el asunto está cómo la empleamos, si para hacer el bien o para hacer el mal, si para edificar nuestra familia o para destruirla, si para levantar una nación o para derrumbarla, depende de nosotros. Ningún árbol crece en el mar, pero la fe tiene el poder de romper los moldes de la naturaleza y darnos una nueva perspectiva.

La fe como el oro

“Tales dificultades serán una gran prueba de su fe, y se pueden comparar con el fuego que prueba la pureza del oro. Pero su fe es más valiosa que el oro, porque el oro no dura para siempre. En cambio, la fe que sale aprobada de la prueba dará alabanza, gloria y honor a Jesucristo cuando él regrese.”. 1 Pedro 1:7 (PDT)

Nuestra fe tiene que ser probada para llegar a un nuevo nivel, de manera similar a como el oro debe ser pasado por fuego para probar su pureza. ¿Quieres llevar tu fe a un nuevo nivel? ¡Prepárate! Vendrás pruebas a tu vida que permitirán lograrlo. Hay quienes utilizan la fe para salir de los problemas, pero hay unos pocos que la utilizan para meterse en ellos y lograr grandes hazañas.

La fe como una medida

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno”. Romanos 12:3 (RVR60)

El orgullo es sin duda, un tope para elevar nuestra fe; el Apóstol Pablo nos aconseja que no tengamos más alto concepto de nosotros mismos que el que debemos tener. Si Dios te usa para hacer un milagro, tienes que darle la gloria.

Conclusión

Cuando cuidamos ovejas, las convertimos en discípulos y finalmente en hijos, estamos aumentando su nivel de fe, y en cada una de estas etapas nuestra propia fe será probada. David pasó de ser pastor de ovejas a rey de una nación porque encontró en el cuidado de las personas el canal para ser instrumento en las manos de Dios y sus altos propósitos.

Llamado y ministración

Acepta el amor de Dios y Su reto de amar y atender con pasión a nuestros hermanos. No dudes, Él te ayudará a ser obediente y Sus recompensas no te faltarán. Entrégale tu vida al Señor para que te contagie Su pasión. Y si ya lo has hecho, renueva tu pasión por las almas.

Intercesión

“Pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo”. 1 Juan 2:5-6 (RVR60)

Señor, intercedemos por quienes ya te conocemos para que nos perfecciones en Tu amor, de manera que te imitemos y hagamos vida Tu Palabra, amando a nuestros hermanos.

Ofrendas

“Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que, al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta”. Filipenses 4:15-17 (RVR60)

Tu ofrenda no solo es muestra de tu amor al Señor sino que también de tu pasión por la visión de compartir Su mensaje, ya que ayuda de gran manera a que muchos conozcan sobre nuestro Padre, además de que tu dádiva abundará en fruto a tu favor.

Consolidación

Sorprende a tus nuevos invitados con una semilla, puedes ser con un desayuno o un obsequio, y estarás llevando tu relación de amistad hacia otro nivel.

El Reino es tuyo

Del 17 al 23 de Diciembre de 2017

Idea central

En medio de las tinieblas resplandece la luz de Jesús, el cual nos da dirección, revelación y fe para arrebatar las bendiciones del Reino de los Cielos en la tierra.

Introducción

El reino de las tinieblas se mueve en la tierra, lo cual es visible en nuestra sociedad cada vez más decadente en principios y en valores, donde ya muchos han perdido su capacidad de asombro con las atrocidades que cometen los seres humanos en todo el mundo, sin embargo, los hijos de Dios podemos hacer retroceder dicho reino, y es que somos embajadores del cielo en la tierra, emisarios de paz y portadores de las buenas nuevas de salvación.

Los violentos arrebatan las bendiciones

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”. Mateo 11:12 (RVR60)

Hay hombres violentos para maltratar a sus esposas o a sus empleados en las empresas, pero este no es el tipo de violencia que Dios demanda de nosotros; debemos ser violentos, es decir, avanzar contra viento y marea para alcanzar las bendiciones de Dios. Con el diablo no puedes ser blando ni puedes estar suplicándole, debes actuar con firmeza.

Jesús es la puerta

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”. Juan 10:9 (RVR60)

Cuando aceptamos a Cristo en nuestro corazón, automáticamente estamos entrando por la puerta del Reino de los Cielos, pero a la vez salimos de ella para continuar nuestra labor de discípulos del Señor en la tierra, donde hallaremos pastos, es decir, abundancia para desarrollar Su obra redentora.

Somos llamados a ser esforzados

“La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él”. Lucas 16:16 (RVR60)

Algunos creen que por el hecho que Dios provee, las bendiciones llegan solas a nuestras manos, cuando Dios lo que bendice es el fruto de nuestro trabajo. Debemos esforzarnos por compartir el tesoro del Reino de los Cielos con nuestros familiares y amigos, presentándoles a Jesús.

Conclusión

El amor de Dios se refleja en nuestras vidas cuando nos esforzamos por dar a conocer a Su Hijo a nuestro prójimo; no sólo se trata de declarar palabras sino de realizar acciones. La fe viene por el oír la Palabra de Dios, pero sin obras la misma se queda sólo en palabras. Tengamos claro que el Reino es nuestro, ya Jesucristo lo ganó para nosotros en la cruz del calvario, sólo nos falta reclamar lo que por derecho nos pertenece.

Llamado y ministración

Este es un excelente momento para aceptar el amor de Dios en tu corazón y aprender a expresarte con palabras y acciones. Pídele a Jesús que te enseñe a amar la vida, tu trabajo y a tus semejantes; Él te ama y lo hará con gusto.

Intercesión

“La blanda respuesta quita la ira; más la palabra áspera hace subir el furor”. Proverbios 15:1 (RVR60)

Señor, te pedimos que nos enseñes a amar con palabras y acciones, especialmente en momentos difíciles, cuando sentimos que se nos acaba la paciencia y corremos el riesgo de lastimar a quienes amamos.

Ofrendas

“Las mandrágoras han dado olor, y a nuestras puertas hay toda suerte de dulces frutas, nuevas y añejas, que para ti, oh amado mío, he guardado”. Cantares 7:13 (RVR60)

Demuéstrale al Señor que lo amas profundamente. Obsequiarle de tus bienes es una excelente forma de hacerlo, o ¿acaso no sabes que quien ama buscar agradar a su amado?

Consolidación

Realiza un intercambio de golosinas junto con palabras de afecto resaltando las virtudes que cada quien tiene, es una excelente manera de expresar nuestro amor con palabras y acciones.

Buenas cosas para Sus hijos

Del 24 al 30 de Diciembre de 2017

Idea central

Cuando Dios nos suple alguna necesidad lo hace sencillamente porque nos ama y desea lo mejor para cada uno de nosotros, Sus hijos.

Introducción

Debemos saber a quién servimos y adoramos, es decir, recordar siempre nuestra identidad como hijos de Dios. Si eres hijo entonces tienes derecho a pedir a tu Padre ante cualquier necesidad; Dios anhela que le pidamos en oración, pero nunca nos dice cuándo ni cómo nos dará lo que pedimos y puede que quizás nunca recibamos exactamente lo que estamos pidiendo porque al final, como buen Padre, Dios nos dará, lo que redunda en nuestro bienestar.

La regla de oro

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. Mateo 7:12 (RVR60)

Si eres una persona envidiosa y egoísta a la cual no se le puede hablar te irá mal; si quieres algo bueno de alguien primero debes sembrar buena semilla en esa persona. Aprendamos a perdonar sabiendo que, al hacerlo, Dios también perdona nuestras ofensas.

Oraciones sin estorbo

“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”. 1 Pedro 3:7 (RVR60)

Hay oraciones que son como las burbujas, bonitas, pero no llegan muy lejos; si queremos que nuestras peticiones lleguen a la presencia de Dios, debemos quitar todo estorbo del camino. Nunca obtendremos de alguien lo que no estamos dispuestos a dar y todo cambio empieza por nosotros mismos.

La gran recompensa

“Por lo tanto, no desechen la firme confianza que tienen en el Señor. ¡Tengan presente la gran recompensa que les traerá!”. Hebreos 10:35 (NTV)

No puedes comprar un adulterio cuando te llegue una bendición, y tampoco puedes abandonar tu servicio a Dios cuando recibas la bendición de un matrimonio o de un hijo. Existe un riesgo inherente a ser bendecidos el cual Dios está dispuesto a correr para probarnos.

Conclusión

Dios siempre apuesta por nosotros así no le retribuyamos todo el amor y confianza que nos ha depositado; aprendamos a valorar las bendiciones y las cosas buenas que Dios nos ha entregado: una buena pareja, una buena casa, un buen carro, son apenas la punta del iceberg de las bendiciones que Dios nos tiene preparadas si mantenemos firme nuestra confianza en Él.

Llamado y ministración

Jesús te dice hoy que te ama y que te perdona. ¡No te culpes más! Si aceptas el perdón de Dios, iniciarás una nueva vida, libre de ataduras y de culpas, lo que te abre las puertas para amar, hacer el bien y perdonar.

Intercesión

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”. Lamentaciones 3:22-23 (RVR60)

Padre, te pedimos por quienes no comprenden que Tu amor, misericordia y fidelidad son más grandes que cualquier pecado que hayamos cometido. Permite que abramos nuestra mente y corazón a esa dimensión sobrenatural de Tu amor, que lo recibamos y lo compartamos, libres de culpa y de rencor.

Ofrendas

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”. Mateo 5:23-24 (RVR60)

Agrada al Señor con tu ofrenda entregada con un corazón correcto y libre de contiendas. Para Dios es fundamental que te acerques a Él seguro de que has pedido perdón y de que has perdonado. Las ofensas y el orgullo no pueden ser más poderosos que tu deseo de honrarlo.

Consolidación

Entrega una hoja y un lápiz a cada persona, invitando que hagan memoria de las personas a quiénes deben perdonar anotando sus nombres, y retándolas que esta semana vayan y les pidan perdón; en el próximo grupo cada invitado contará su experiencia.