Jesús es la única esperanza de la humanidad, y hoy en día continúa salvando, sanando y libertando a las personas, demostrando que nuestro socorro viene del cielo.

¿De dónde vendrá mi socorro?

Ministerios Rogelio Mora 2016 Venezuela

Desarrollo:

– Nuestra ayuda viene del cielo

En algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido agobiados por alguna enfermedad ya sea propia o de algún familiar, y lo primero que hacemos es buscar ayuda en el mundo, sin recordar que nuestro verdadero socorro, esto es, nuestra sanidad y nuestro milagro vienen del cielo.

– Mi socorro viene de Jehová

“Alzaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra”. Salmos 121:1-2 (RVR60).

Dios está en nuestra Iglesia y en nuestras vidas presto a manifestar su poder en forma de sanidades, maravillas y prodigios; Jesús anhela concedernos un milagro y ese anhelo no es el resultado de algún esfuerzo humano sino puramente de su voluntad y misericordia.

– Clamando a Dios

“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. Jeremías 33:3 (RVR60).

El Rey David entendió que su salvación no venía de nada en este mundo sino únicamente de Dios.

Conclusión:

Mantente siempre al lado del Señor, agarrado de su mano, reconociendo que Jesucristo es tu única esperanza de salvación y verás la gloria de Dios manifestarse con poder en tu vida.

Ofrendas:

“Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente”. 1 Reyes 17:8-9 (RVR60).

La voz de Dios te guiará a dar, nunca a retener. No creas que todas las voces que escuchas por dentro vienen de Dios, hazle caso a lo que el Espíritu Santo te diga y ofrenda.