Fe, paciencia y perseverancia

Apóstol Rogelio Mora

Permanezcamos firmes en la labor que Dios nos ha encomendado, con paciencia y perseverancia, sabiendo que Jesús es fiel en cumplir sus promesas.

La vida no se mide por los años transcurridos en el Evangelio sino por los logros obtenidos a través del mismo. El éxito no llega de la noche a la mañana, viene por etapas a través del tiempo: cuando una persona supera una prueba alcanza una promoción, pero allí no termina todo, observemos, por ejemplo, a las personas que en la Biblia han tenido éxito, ¿cómo lo alcanzaron? A Noé le tomó más de un siglo construir el arca 1 en medio de una fuerte sequía y de la burla de quiénes le rodeaban, pero finalmente su trabajo dio fruto y salvó al remanente de la tierra y hoy en día es recordado por dicha hazaña. Abraham y Sara, siendo estériles y de avanzada edad, esperaron más de veinte años para ver realizada la promesa de fecundar un hijo 2, por medio del cual vinieron a ser padres de multitudes. Jacob trabajó varios años para Labán por Raquel y a pesar de las injusticias de las que fue objeto 3, finalmente quedó libre, con una numerosa familia y muchas posesiones. Notemos que estos hombres no estuvieron de brazos cruzados esperando que las promesas que habían recibido se volvieran realidad por sí solas, al contrario, se mantuvieron trabajando con paciencia y perseverancia, sabiendo que Dios es fiel en cumplir lo que promete.

Confiemos en el Señor. Puede que estés pasando la peor de las circunstancias, pero si mantienes tu confianza en el Señor, serás como el monte de Sion, permanecerás firme para siempre y saldrás en victoria 4. No abandonemos pues nuestro servicio al Señor, al hacerlo estamos abandonando el propósito que Dios tiene para nuestras vidas y podemos incidir negativamente en quiénes nos rodean; sin darnos cuenta, nuestras actitudes impactan diariamente en las personas de nuestro entorno, para mal o para bien.

Prueba superada, promoción alcanzada. Somos llamados a crecer continuamente en Cristo 5; en la naturaleza lo que permanece inerte está muerto, por tanto, o creces o decreces en la tarea que te ha encomendado el Señor; los héroes de la fe como nos comenta el Apóstol Pablo fueron notables por superar pruebas de rigor 6 y alcanzaron tal promoción que hoy en día son ejemplo a seguir, más otros personajes de la Biblia apenas si los conocemos porque su nombre apareció en uno que otro versículo pero sus acciones no trascendieron, tales como Matías 7, el doceavo Apóstol que reemplazó a Judas Iscariote, o Tomás, famoso por su incredulidad 8.

Todos tenemos un llamado 9. Cada miembro de la Iglesia tiene un llamado único cuya asignación para Dios es primordial y si todos perseveramos en nuestra labor, eso traerá como consecuencia crecimiento sostenido; dado que el Reino de Dios no se detiene, si alguno de los miembros no cumple su labor, el Señor mismo se encarga de relevarlo de su cargo para dárselo a otro que si sea responsable; no es que seamos fichas para Dios, para ser intercambiados cuando no demos la talla, es que Él es celoso con su obra y con la salvación del género humano y necesita la mayor diligencia posible. Ningún proceso está exento de errores y depende de nosotros permitir que los mismos o nos estanquen o nos permitan aprender y seguir adelante hasta que la obra sea perfeccionada 10.

El propósito de Dios supera nuestra imaginación 11. Cuando Dios te llama, tiene cuidado de ti; si estás pasando una mala situación económica, acciona, no te quedes de brazos cruzados, que el Señor está contigo para bendecir la obra de tus manos. Si estás enfermo, que ello no te detenga para orar por otros enfermos, aprende a convertir tu necesidad en una semilla.

Dios está formando nuestro carácter al permitir que acontezcan tantas pruebas y tribulaciones en nuestra vida y en nuestra nación, pero asimismo nos llama a no desfallecer, a tener fe en su hijo Jesucristo, a permanecer firmes en el llamado que nos ha hecho actuando con paciencia y perseverancia. Dios permite las tormentas siempre para bendecir, ese es nuestro final, de bendición.

Citas:

1 Génesis 7:6-7 (RVR60): Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.

2 Génesis 21:1-2 (RVR60): Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho.

3 Génesis 31:41 (RVR60): Así he estado veinte años en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis años por tu ganado, y has cambiado mi salario diez veces.

4 Salmos 125:1 (RVR60): Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre.

5 Efesios 4:15 (RVR60): Sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.

6 Hebreos 11:32-34 (RVR60): ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros.

7 Hechos 1:26 (RVR60): Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles.

8 Juan 20:24-25 (RVR60): Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. Él les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

9 Efesios 4:16 (RVR60): De quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

10 Filipenses 1:6 (RVR60): Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.

11 Efesios 3:20 (RVR60): Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.

Cree, este es el momento

Del 30 de Julio al 05 de Agosto de 2017

Idea central

No andamos por vista sino por fe, así que ha llegado el tiempo de creer, este es el momento ideal para hacer realidad nuestros sueños y más aún, los sueños de Dios.

Introducción

Parece contradictorio, pero este es el mejor momento para invertir en Venezuela y hacer realidad nuestros sueños; en las crisis es cuando surgen las mejores oportunidades de éxito y donde los auténticos líderes manifiestan todo su potencial; Jesús y David se levantaron en las épocas históricas más difíciles y cuán grande fueron sus éxitos. Muchas personas ven en el éxodo como la única salida a sus problemas, sin percatarse que todo éxodo tiene su desierto; si hacemos cosas que Dios no nos ha mandado, podríamos correr el riesgo de perder nuestras bendiciones, tal fue el caso de Moisés, a quién Dios le mandó ordenar que saliera agua de la roca y en lugar de ello, la golpeó, y esa falta de obediencia le hizo perder la oportunidad de entrar a la tierra prometida.

Esfuérzate y sé valiente

“Pero tienes que ser fuerte y valiente, obedeciendo los mandamientos que te dio mi siervo Moisés. Si te mantienes fiel a ellos triunfarás donde quiera que vayas”. Josué 1:7 (PDT)

La clave del éxito radica en ser obedientes al mandato que Dios nos ha dado; nuestra fidelidad en los principios establecidos en la Palabra de Dios nos garantizará el éxito a donde quiera que vayamos. Debemos ser esforzados y valientes para lo bueno, para todo lo que contribuya a la expansión del Reino de Dios y Su justicia.

La presencia de Dios nos sigue

“Repite siempre las palabras del libro de la ley de Moisés. Estúdialo día y noche, de manera que puedas actuar de acuerdo a lo escrito en él, para que te vaya bien y tengas éxito. Te repito: sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el SEÑOR tu Dios estará contigo donde quiera que vayas”. Josué 1:8-9 (PDT)

Algunas personas invierten grandes sumas de dinero para garantizar su seguridad y la de su familia, cuando la mayor garantía de bienestar es contar con la presencia de Dios a dondequiera que vayamos. Debemos repetir siempre la palabra de Dios, declararla y meditar en ella, día y noche; no perdamos el tiempo meditando en lo malo, porque eventualmente ese temor se hará realidad.

Dios restaura nuestra alegría

“Porque un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría”. Salmos 30:5 (RVR60)

“Volveos a la fortaleza, oh prisioneros de esperanza; hoy también os anuncio que os restauraré el doble”. Zacarías 9:12 (RVR60)

No tengamos temor por el día de mañana, Dios ha estado y estará siempre en control de nuestra nación. Cuando corriges a un hijo, lo estás librando del fuego del infierno, asimismo, Dios ha permitido esta leve tribulación sobre Venezuela para corregir el mal que se había sembrado en nuestro suelo y dar paso a una cosecha de almas sin precedentes. Volvamos al Señor, cuáles prisioneros de esperanza, sabiendo que lo mejor está por venir.

Conclusión

Después de toda tormenta siempre llega la calma, después de toda época de sequía siempre viene una época de lluvia abundante, así que aprendamos a discernir el tiempo en que estamos viviendo, reconozcamos que Dios lo ha permitido, para formar nuestro carácter y sacar lo mejor de nosotros y que Su propósito para con Venezuela, el cual es bueno, agradable y perfecto, apenas está empezando.

Llamado y ministración

Si deseas escuchar la voz del Espíritu Santo, primero debes aceptar a Jesús en tu corazón. Él desea hablarte, darte consejo y guiar tu camino para que dejes de escuchar al mundo y te concentres en Su visión y Sus promesas. No lo dejes con la palabra en la boca, atiéndelo.

Intercesión

“Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. 2 Pedro 1:21 (RVR60)

Señor te pedimos para que las personas abran sus oídos sólo a quienes les ofrecen palabras de bien, inspiradas por ti, y no presten atención a quienes intentan contaminarlos con chismes o malos consejos.

Ofrendas

“Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. Proverbios 3:9-10 (RVR60)

Demuéstrale al Señor que escuchas Su Palabra y la obedeces, especialmente el mandato de honrarle con tus ofrendas, lo que traerá abundancia a tu vida.

El cielo en la tierra

Del 06 al 12 de Agosto de 2017

Idea central

Cuando actuamos en unidad con el Espíritu Santo, perdonando a quiénes nos ofenden y orando con otros, estaremos desatando bendiciones del cielo en la tierra.

Introducción

Desde pequeños hemos repetido: “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” sin conocer a plenitud el poder de esta oración; Dios anhela que el Reino de los Cielos sea establecido en la tierra, pero para ello hay batallas que nosotros debemos librar utilizando las armas que nos ha dejado reveladas en Su Palabra. Tenemos la sangre de Cristo, mediante la cual nos quitamos de encima el peso del pecado y a la vez nos escudamos ante todo ataque del diablo; tenemos el nombre de Jesús, mediante el cual echamos fuera demonios y sanamos enfermos; y tenemos al Espíritu Santo, quién nos acompaña todos los días hasta el fin del mundo.

Primero en la tierra, luego en el cielo

“De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo”. Mateo 18:18 (RVR60)

El cielo se mueve a través de las órdenes que nosotros, los hijos de Dios, damos en la tierra; así como atamos demonios, también podemos desatar bendiciones que durante mucho tiempo han permanecido retenidas en el cielo. Cuando le das paso a la santería, estás desatando a la misma muerte, cuando le das paso a la pornografía, estás desatando espíritus de fornicación o adulterio; recuerda que tus decisiones tienen el poder de atar o desatar lo bueno o lo malo.

El poder del acuerdo

“Otra vez os digo, que, si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Mateo 18:19-20 (RVR60)

De la misma manera que el Padre opera en conjunto con el Hijo y el Espíritu Santo a tal punto que los tres se les considera uno solo, de la misma manera, cuando dos o más de nosotros nos unimos en oración por una causa, Dios se hace presente para respaldar nuestra oración, y hacerla realidad.

El perdón

“Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”. Mateo 18:35 (RVR60)

Debemos perdonar a nuestros hermanos de corazón si realmente queremos ser perdonados por Dios; sin el perdón de Dios nada bueno fluye en nuestra vida. Si intentas echar fuera un demonio, y tienes deudas con tus hermanos y con otros una enemistad, hasta puedes salir zarandeado por el mismo diablo; ya sean deudas económicas o materiales, la peor deuda que puedes tener con alguien es la del corazón. Dios nos manda a perdonar, no tanto por nuestros adversarios sino para sanar nuestro propio corazón.

Conclusión

Jesús llevó el perdón a un nuevo nivel al mandarnos a bendecir a quiénes nos maldicen; parece una tarea difícil para el hombre, pero con la ayuda del Espíritu Santo es posible de lograr; si verdaderamente queremos que la voluntad de Dios se haga en la tierra tal como se hace en el cielo, debemos empezar por perdonar a nuestros hermanos, a establecer acuerdos en oración y a utilizar las armas que Dios nos entregó por medio de Jesús, nuestro Señor.

Llamado y ministración

Acepta a Jesús como tu Señor y Salvador para iniciar una vida de fe que te llevará a un nuevo nivel, ya verás que todo será nuevo, apreciarás tus circunstancias desde una nueva perspectiva y sin duda, ofrecerás un hermoso testimonio de bendición.

Intercesión

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. Josué 1:9 (RVR60)

Señor te pedimos porque seamos congruentes con nuestra fe y emprendamos grandes conquistas con esfuerzo y valentía, convencidos de que Tú estás con nosotros y nos otorgas la victoria.

Ofrendas

“Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna”. 1 Timoteo 6:18-19 (RVR60)

Seamos congruentes con nuestra fe y amor al Señor siendo dadivosos y generosos, no solo en buenas obras sino también al ofrendarle con nuestros bienes.

Creyendo, activando Sus promesas

Del 13 al 19 de Agosto de 2017

Idea central

No nos quedemos tranquilos hasta que veamos las promesas de Dios cumplidas en nuestras vidas; debemos mantenernos expectantes acerca de lo que Dios hará.

Introducción

La Palabra de Dios es para creerla, vivirla y, en consecuencia, gozar de sus beneficios; nuestra vida no está regida por lo que dictaminen los hombres sino por lo que está escrito en la Biblia. No nos quedemos tranquilos hasta que veamos las promesas de Dios cumplidas en nuestras vidas; debemos mantenernos expectantes acerca de lo que Dios hará con nuestra nación y en nuestra economía. Ninguna nación extranjera ni ningún gobierno te va a proveer sino sólo el Señor, así que continúa trabajando con esfuerzo y pasión, sabiendo que Dios bendice el fruto de tu trabajo.

Una vida de rectitud

“Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia”. 2 Pedro 1:3 (NTV)

Podemos vivir una vida de rectitud, Dios nos ha dado la fortaleza para lograrlo; no podemos permitir que nadie manipule nuestros principios cristianos ni que tampoco doblegue nuestra voluntad para imponer la suya; la única voluntad que debe prevalecer es la de Dios ante todos los hombres. Cuando llevas una vida honesta, actuando con justicia, ten por seguro que la mano de Dios te acompañará en todo lo que emprendas, y no permitirá que tropieces por el camino.

Grandes y preciosas promesas

“Y debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos”. 2 Pedro 1:4 (NTV)

Cuando activamos las promesas de Dios en nuestra vida, estamos escapando de la naturaleza corrupta de este mundo; tenemos promesas de salvación, de restauración, de sanidad, de liberación, de abundancia y de verdadera paz, que sobrepasa todo entendimiento; ¿cómo no aferrarnos a estas grandes y preciosas promesas que nos han sido entregadas por medio de la sangre de Jesucristo? Nosotros podemos hacer los planes, pero es Dios quién lleva nuestros pasos camino al éxito.

Dios siempre con nosotros

“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”. Salmos 27:10 (RVR60)

Nuestra confianza debe estar primeramente en Dios; no significa que dejemos de confiar en nuestros padres o en nuestra pareja, pero primeramente en Jesús. Cuando Dios te encomienda una labor, no pierdas el tiempo haciendo otra; toda labor en el Reino de los Cielos trae su recompensa. Si tienes problemas con tu fe, pídele a Dios que la aumente, y así lo hará; recuerda que, así como las ovejas están seguras en manos del buen pastor, así también nuestras vidas están seguras en manos de Jesús.

Conclusión

No temamos lo que pueda hacernos los hombres, porque si estamos en Cristo, sólo debemos creer y activar las grandes y preciosas promesas que nos ha dejado, reveladas por medio de Su Palabra. Así como la mujer del flujo de sangre logró sacar de Jesús un milagro, cada vez que se cumple una promesa de Dios en tu vida, has sacado un milagro de Él.

Llamado y ministración

El primer paso que debemos tomar para perseverar en la fe es aceptar a Jesús como nuestro único Señor y Salvador. Sin Él nada podemos hacer. Así que hoy, entreguémosle nuestro corazón a Dios para que nos muestre cómo avanzar en nuestra vida y en Su visión.

Intercesión

“¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?”. Lucas 18:7 (RVR60)

Amado Padre, oramos para que todos creamos en Tu poder y justicia. Sabemos que somos Tus escogidos, por lo que no desmayaremos en nuestra petición, seguros de que no tardarás en responder y obrarás el milagro por el cual hemos creído.

Ofrendas

“En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella; cosa santa será para ti. Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones, y todas las ofrendas mecidas de los hijos de Israel, he dado a ti y a tus hijos y a tus hijas contigo, por estatuto perpetuo; todo limpio en tu casa comerá de ellas. De aceite, de mosto y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán a Jehová, para ti las he dado”. Números 18:10-12 (RVR60)

Ofrendemos al Señor convencidos de que al hacerlo, lo agradamos y provocamos que nos provea para nuestros hijos e hijas. Persevera con tu ofrenda y no quedarás defraudado.

Saldremos en victoria

Del 20 al 26 de Agosto de 2017

Idea central

Toda situación que estemos experimentando, sea buena o mala, nos ayuda para bien, porque si estamos en Cristo Jesús siempre saldremos en victoria.

Introducción

Toda situación difícil tiene su final y ese final es en victoria si Dios está con nosotros. Durante la segunda guerra mundial, un soldado estaba huyendo del enemigo y se refugió en una cueva, estando allí, de rodillas le oró al Señor que le guardara y mientras oraba, una araña tejía una tela en la entrada de la cueva; al llegar el enemigo, observó la tela de araña y les dijo a sus compañeros: “no entremos allí, esa tela de araña indica que nadie ha entrado recientemente”. Dios puede usar hasta lo más simple para ayudarnos si acudimos a Él con fe.

Todo ayuda para bien

“Sabemos que Dios obra en toda situación para el bien de los que lo aman, los que han sido llamados por Dios de acuerdo a su propósito”. Romanos 8:28 (PDT)

Para las personas que aman a Dios, toda situación, sea buena o mala, le ayuda para bien; a veces te has quedado accidentado en casa, sin poder salir a la calle y te quejas y le reprochas a Dios, desconociendo del peligro que te ha guardado al permitir que tu vehículo se accidente en casa y no en la vía; una enfermedad incurable o un accidente, pueden ser canales por medio de los cuales, un milagro de Dios llegue a tu vida y se convierta toda tu familia. Dios combina todo en nuestro entorno para eventualmente favorecernos, sólo debemos creer que saldremos en victoria.

Echa fuera la amargura

“E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara”. Éxodo 15:22-23 (RVR60)

A veces intentando salir de una mala situación caemos en otra peor, lo cual nos puede llevar a la amargura; diariamente vemos a numerosas personas con amargura en su alma, ya sea haciendo una cola en el banco, en el tráfico, saliendo del trabajo o llegando a casa, es algo que no podemos evitar, pero nuestra actitud es la que puede hacer la diferencia.

Dios refresca nuestro corazón

“Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó”. Éxodo 15:24-25 (RVR60)

Cuando te sientas agobiado, que ya nada tiene solución, no desmayes, toma gratuitamente del agua de vida que Jesús te ofrece y refrescarás tu corazón. Con un árbol, Moisés endulzó las aguas y con el Espíritu Santo, Jesús endulza nuestra vida.

Conclusión

Dios tiene el poder de trasladar nuestras vidas del desierto de Mara al oasis de Elim, es decir, de una vida de amargura a una de dulzura, y lo único que nos pide, ya sea en tiempos buenos o malos, es que mantengamos una buena actitud. Por causa de la murmuración del pueblo de Israel, un viaje de cuarenta días por el desierto se convirtió en una travesía de cuarenta años; una mala actitud es tan peligrosa que puede cortar el futuro de toda una generación; seamos pues optimistas, sabiendo que en Cristo saldremos en victoria.

Llamado y ministración

El enemigo ha venido a robar, matar y destruir nuestra fe y busca que seamos pesimistas, inconformes y amargados, pero Jesús vino para darnos vida y vida en abundancia. Lo único que debemos hacer es rendir nuestra voluntad a Él, quien nos ayudará a transformar nuestro corazón y vivir agradecidos y optimistas.

Intercesión

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. Filipenses 4:6-8 (RVR60)

Señor, te pedimos por quienes están afanados y angustiados para que asuman una actitud optimista, fundamentada en Su fe en ti, y en Tu deseo de responder nuestras oraciones.

Ofrendas

“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”. Efesios 3:20 (RVR60)

Dios quiere darnos mucho más de lo que le pedimos. Nuestra ofrenda provoca que la bendición se active, por ello debemos dar con optimismo, convencidos de que nuestra fe trae recompensa.

Bajo su sombra

Del 27 de Agosto al 02 de Septiembre de 2017

Idea central

Habitar bajo la sombra de Dios es estar bajo la bendición de su cobertura, sigamos pues el camino que hemos emprendido de la mano de Jesús para que nuestro final sea de bendición.

Introducción

Estamos bajo la sombra del omnipotente y esto lo comprendieron en su momento, David y Moisés, quiénes a pesar de las terribles situaciones que experimentaron durante años, siempre estuvieron bajo el cuidado de Dios; hoy en día la situación no es muy distinta de la que ellos vivieron, ya que seguimos gobernados por varios imperios, el pueblo murmura por lo bien o lo mal que les vaya a sus autoridades no sólo políticas sino también eclesiásticas. No importa el tiempo que vivamos hoy porque si creemos que estamos bajo la sombra de Dios nada nos faltará ni nos hará daño.

Dios es nuestra esperanza

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío. Mi Dios, en quien confiaré”. Salmos 91:1-2 (RVR60)

A veces te encontrarás en situaciones de desamparo, donde quizás sientas que te han olvidado, pero ten presente que jamás el Señor se olvidará de ti ni te desamparará. Estando bajo el cuidado de Dios, podrán venir mil ataques del enemigo, se podrán levantar espíritus de miseria y de enfermedad, pero ante todas estas cosas, somos más que vencedores en Cristo Jesús.

El bien y la misericordia nos siguen

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días”. Salmos 23:6 (RVR60)

Si nos dejamos pastorear por Jesús, Su bien y misericordia nos seguirán y eventualmente nos alcanzarán; no perdamos la oportunidad de morar en la Casa de Dios, sirviéndole cada vez que tengamos ocasión de hacerlo; si queremos que el bien y la misericordia de Dios sigan también a nuestros hijos, debemos plantarlos en los atrios del Señor. Debemos confiar en Dios hasta el final de nuestras vidas, sólo así nos encontraremos con Él en la eternidad.

No desmayes

“Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes”. Salmos 27:13 (RVR60)

David continuamente sacaba fuerzas de donde no las tenía para hacer frente a las situaciones de guerra y traición que se presentaron en su camino. Es reconfortante saber, que a pesar de la mala situación que estemos experimentando en estos momentos, podremos ser testigos de la bondad de Dios no sólo en el cielo sino también en la tierra, esto nos motiva y nos impulsa a seguir adelante.

Conclusión

Tener a Cristo en el corazón nos garantiza la bendición y la protección divina de Dios; seamos obedientes en guardar los principios y valores establecidos en la Palabra de Dios, a fin de no desmayar y contar con el bien, la misericordia y el favor de Dios en todo lo que hagamos.

Llamado y ministración

Jesús te espera para darte la confianza que necesitas y atreverte a vencer esos gigantes de tristeza, angustia y decepción que amenazan tu ánimo. Permítele ser parte de tu vida y enseñarte cómo darle la espalda a la desconfianza.

Intercesión

“En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado”. Salmos 4:8 (RVR60)

Padre, te pedimos por quienes aún no han depositado su confianza en ti, por los que no encuentran la paz para descansar y reponer sus fuerzas. ¡Gracias porque sabemos que Tu amor los alcanzará!

Ofrendas

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. Juan 3:16 (RVR60)

Dios dio lo mejor que tenía por nosotros. Este es un buen momento para que le des algo bueno, como ofrenda de agradecimiento. Hazlo confiando en que serás agradable a Sus ojos y verás la cosecha de tu siembra.